Amor clandestino y Amor forajido

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Amor Clandestino


¿Es pecado; Dios mío, el quererla besar?

Con su talle de musa, con su boca de rosa

y esa voz con que acusa su tersura fogosa,

sacudiéndome el frío con tan sólo pensar.

¿Es pecado que el río se retire hacia el mar?

Cuando miro su blusa me parece una diosa

que mi abrazo rehúsa con malicia preciosa

y en mi tímido hastío se me quiere espejar.

¿Es pecado que el agua riegue surcos en flor?

En sus piernas bruñidas y en sus ojos lluviosos

se detienen las vidas de dolores cargosos.

Y en su vientre de fragua se acrisola mi amor

cada vez que el destino nos da tregua y razón,

allanando el camino para nuestra pasión.

Autor: Felipe Antonio Santorelli = tonisan

Amor forajido


Yo que abrazo mis penas y el dolor que las viste,

te regalo un acaso, te prometo un quizás,

porque llueve en mi ocaso tu fulgor; además

que me enciendes las venas y me quitas lo triste.

En mis ansias resuenas como brisa que asiste

al silencio Pegaso con su suave compás

y en su vuelo repaso lo que no callarás

cuando las cantilenas me retiren su alpiste.

Me dirás: ¿no comiste ya bastantes engaños?

Te diré: ¡solo pido la pasión que me das!,

el amor forajido que me ofreces sin más

y el fragor que escondiste en mis huesos huraños.

Te diré que mi duelo se consume en tu alteza

y no hay verde en mi suelo sin tu gracia y belleza.

Autor: Felipe Antonio Santorelli = tonisan

Share.

About Author

Leave A Reply